¿Quieres aprender a hablar inglés?

Subscríbete aquí

Tu Donativo
Marca la
Diferencia

La generosidad de la iglesia ayuda a crear más oportunidades para que la gente experimente una relación con Jesús que cambie su vida, ¡y no hay mayor impacto que podamos hacer juntos!

Como contribuyente financiero, puedes tener confianza en la forma en que las finanzas son administradas por la iglesia. El liderazgo de ICGDL se esfuerza por ser responsable y transparente y por reflejar auténticos valores espirituales en su estilo de vida.

Las donaciones financieras a través de la iglesia se hacen de dos maneras: diezmos y ofrendas. La Biblia enseña que adoramos al Señor y reconocemos de dónde viene todo lo bueno en nuestras vidas trayéndole nuestro diezmo, que es el 10% de nuestros ingresos. Cuando damos además de nuestro diezmo, se llama ofrenda. "Porque Dios ama al dador alegre" (2 Corintios 9:7).